Nuestra ruta por Indonesia, llegada a Gili Air

Una vez más y como es habitual cuando se esta de viaje nos despertamos pronto, la verdad es que en Bale Sasak bungalow no descansamos todo lo a gusto que nos habría gustado, por la noche hubo bastante juerga en el hotel, aunque es lo normal, Gili Trawangan es conocida por ser la isla con más marcha de las tres.

Teníamos desayuno incluido pero como aún no nos apetecía desayunar lo dejamos para más tarde, hicimos nuestras mochilas y les pedimos que nos las guardaran por un par de horas antes de salir hacia Gili Air.

Queríamos explorar Gili Trawangan, la mejor opción y más rápida es alquilar unas bicis, cuestan 40000Rp (2,9€) por día, hay muchos sitios donde las alquilan, nosotros elegimos el primero que vimos. Nos montamos en ellas y nos fuimos a recorrer la isla.

Gili Trawangan es el paraíso de los columpios, nos parábamos en los que veíamos en nuestro paseo en bici, estos del Hotel Ombak Sunset son muy chulos.

Pero no son solo columpios, en Gili Trawangan hay también muchas hamacas, rincones románticos y lugares donde tomar algo.

Como ya llevábamos un rato con las bicis decidimos desayunar en Le Pirate, un hotel con mucho encanto que nos había recomendado @lamochiladesara y no nos decepcionó, es un lugar súper cuqui.

Nos apetecía probar sus tartas de las que tan bien habla la gente, pero nos dijeron que a esa hora solo servían desayunos por lo que nos quedamos con las ganas, aún así las tortitas que nos pedimos estaban buenísimas.

El desayuno nos costó 140000Rp (10€), antes de seguir con nuestra vuelta completa a Gili Trawangan nos hicimos muchas fotos en Le Pirate.

Dejamos el hotel y nos dimos una vuelta completa por toda la isla, los caminos están bastante bien aunque en algunos tramos hay bastante arena y hay que bajarse de la bici.

Una vez visto los alrededores de la islas dejamos las bicis de alquiler y fuimos a por nuestras mochilas a Bale Sasak bungalow, nos pegamos un chapuzón en la piscina y nos fuimos hacia el puerto a coger nuestro transporte a Gili Air.

La opción más económica es el ferry público, hay dos al día que hacen el recorrido Gili Trawangan – Gili Meno – Gili Air, uno a las 9:00 de la mañana y otro a las 16:00, valen 35000Rp (2,5€) y tarda unos 30 minutos en llegar a Gili Air desde Gili Trawangan.

La otra opción que es la que elegimos nosotros porque el horario nos iba mejor es la del fast boat, sale cada hora en punto,  su precio normal suele ser 100000Rp (7,2€) aunque nosotros regateamos un poco y nos lo dejaron por 85000Rp (6€).  En menos de 10 minutos llega a Gili Air.

Llegamos a la isla y ya se respiraba tranquilidad, es que Gili Trawangan es un poco estresante sobre todo cerca del puerto, no se puede ni caminar tranquilo, carros, bicicletas y mucha gente.

Ya teníamos nuestra reserva en booking.com que como siempre habíamos hecho el día anterior, nos alojamos en Pesanggerahan Sapari Family, unos bungalows muy cucos y con piscina, nos costó 1000000Rp (71€) por dos noches.

La verdad es que lo de la piscina no es necesario porque no nadamos en ningún momento, hicimos un amago de intento pero estaba tan caliente que se nos quitaron las ganas.

En cuanto dejamos nuestras cosas en la habitación nos fuimos a investigar un poco por Gili Air, muy cerca de nuestro hotel se encuentra el Smile Bar que es donde comimos, pedimos fish curry, chiken satay y calamar rebozado, todo nos costo 180000Rp (12,9€).

Estuvimos paseando un rato antes de volver al hotel, en Gili Air se respira tranquilidad, es más romántica que Gili Trawangan.

Para el día siguiente queríamos hacer la excursión de snorkel, te llevan en barca a un par de puntos de buceo en los que se pueden ver tortugas, magníficos corales y peces de todos los tamaños y colores así que fuimos preguntando por la zona hasta que encontramos a Lucki´s, una empresa que hace salidas diarias de snorkel a un precio de 100000Rp por persona, bebidas, caretas, patos y transporte incluidos, la comida se paga aparte pero igualmente nos pareció un buen precio.

Ya era casi la hora de la puesta de sol y nos quedamos allí mismo, en el Lucki´s bar, un bar que tiene los puffs en la arena y te puedes tumbar con tu cervecita y ver como se pone el sol, una gozada.

Cuando nos íbamos hacia el hotel conocimos una pareja de catalanes muy majos, nos dieron un par de consejos para nuestra siguiente parada, Singapur, después de esto nos tomamos la última cerveza en Pesanggerahan Sapari Family y nos fuimos a dormir pronto que al día siguiente nos esperaba una mañana de buceo por las tres islas. ¡¡¡Que ganas!!!

Día 13 – Gili Air

Si no te quieres perder ninguna publicación, también tenemos cuenta en INSTAGRAM y FACEBOOK ¡No dudes en seguirnos!

Y recuerda que solo hay una manera de viajar seguro, nosotros viajamos con IATI, no lo dudes y aprovéchate del 5% de descuento directo por ser nuestro lector.

Bannerlateral

Rate this post

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.