Aqaba y vuelta a Amman

En el Beyond Wadi Rum Camp se duerme genial, dormimos toda la noche de tira, las camas son súper cómodas y todo el alojamiento en general es perfecto.

Este día nos despertamos antes de las 7 mañana, recogimos un poco la habitación y como ya se oía ruido en la carpa central fuimos hasta allí.

El desayuno es muy básico y la verdad que a esas horas de la mañana no apetece comer según que, así que nos tomamos un té y en muy poco tiempo ya estábamos de nuevo en el 4×4 en dirección al parking.

De camino al parking nos encontramos varios camellos en libertad y nos paramos a hacer un par de fotos.

Tras la parada llegamos al parking y nos despedimos de Ayan, sin duda fue un anfitrión perfecto y nos hizo reír mucho, el humor beduino es genial. Dormir en el desierto de Wadi Rum es una experiencia que recordaremos toda la vida y recomendamos encarecidamente a todo el mundo que visite Jordania.



Ruben y Laura los chicos que conocimos en el Beyond Wadi Rum Camp también iban en dirección a Aqaba, nuestra siguiente parada, así que les ofrecimos venir con nosotros para ahorrarse el dinero del Taxi y les encantó la idea.

Desde el parking de Wadi Rum Village hasta Áqaba se tarda casi una hora. Aparcamos justo en frente de la playa, junto una rotonda en la que hay una pequeña zona de aparcamiento gratuito. Os dejamos en el mapa de aquí abajo toda la ruta que hicimos este día y la localización del parking.

Aqaba se encuentra en la zona sur de Jordania, es el acceso al Mar Rojo y el único puerto del país, sus 27km de costa delimitan con Israel al norte y Arabia Saudita al sur. En Aqaba no hay mucho que ver la verdad, los turistas acuden para relajarse en la playa, bucear o hacer submarinismo, es una ciudad dedicada completamente al turismo de relax.

Lo primero que hicimos al bajar del coche y despedirnos de Ruben y Laura fue ir a pegarnos un chapuzón al Mar Rojo, concretamente en Al-Ghandour Beach, justo en frente de donde aparcamos el coche.

Tras el baño, vimos que los locales usaban unos grifos con agua dulce para quitarse la sal y hicimos cola para limpiarnos un poco antes de nuestra siguiente parada, Aqaba Flagpole.

Este mástil tiene 130 metros de altura y se encuentra entre los 10 más altos del mundo, el asta de la bandera se puede ver desde Israel, Egipto y Arabia Saudita. Lleva la bandera de la Rebelión árabe que conmemora la Batalla de Aqaba que tuvo lugar en 1917.

Justo al lado de Aqaba Flagpole se encuentra el Fuerte de Aqaba y el Museo de Aqaba, este último forma parte del Fuerte y en él hay una colección de monedas, cerámicas y lapidas islámicas. La entrada es gratuita con el Jordan Pass, el precio sin el pase es de 3 dinar (3,5€) por persona.

De camino al coche pasamos por la Mezquita Sharif Hussein bin Ali, aunque se puede visitar nosotros optamos por no entrar ya que su interior no es nada espectacular. Desde afuera destaca su color blanco y verla al lado del mar impresiona mucho y hace que luzca. Aunque nosotros no la pudimos ver de noche, dicen que la iluminación de la Mezquita por la noche es impresionante.

Por último antes de coger el coche fuimos hasta las ruinas de Ayla, la verdad es que no queda mucho, son las ruinas más deterioradas que vimos en el viaje, hay algunos tableros informativos con información y poco más.

Esta visita se puede evitar, a nosotros nos sirvió para pararnos en una tienda a comprar un par de zumos y chocolatinas, ya que no habíamos desayunado apenas y nos esperaban varias horas de coche hasta llegar a Amman.

Una vez en el coche nos pusimos dirección Amman a través de la Desert Highway, la autopista que conecta Aqaba con Amman y recorre el país de arriba a abajo. El trayecto hasta nuestro alojamiento en Amman, el Jordan Tower Hotel, duró casi 4 horas, con un par de paradas por el camino y contando el atasco que se forma a la entrada a Amman en hora punta.

La noche en el Jordan Tower Hotel con baño compartido nos costó 24€, es un hotel muy céntrico y perfecto para recorrer el centro de la ciudad.

Hicimos el check-in en el hotel, dejamos las mochilas en la habitación y nos fuimos directamente a comer al Hashem Restaurant, estábamos hambrientos. Este restaurante esta ubicado en el centro de Amman y es uno de los restaurantes de comida local más conocidos de la ciudad. Está abierto desde 1952 y es una parada obligatoria en Amman.

Es un restaurante vegetariano y no cuentan con carta, lo mejor es dejarse aconsejar por los camareros, a nosotros nos sacaron varios platos de hummus, falafel, ful menades, moutabel, pan y al sentarnos enseguida nos trajeron un plato con cebollas, tomates y menta. Todo buenísimo, si visitas Amman no dudes en hacer una parada aquí, te encantará y ademas es muy económico, pagamos 4,5 dinar (5,2€) por la comida.

Tras esta estupenda comida nos perdimos por el centro de la ciudad hasta llegar a un mercado local, estuvimos paseando por su interior bajo la atenta mirada de los locales.

Después del mercado y de camino al hotel nos paramos en varias tiendas de souvenirs a comprar un par de recuerdos antes de volver a casa. En cuanto llegamos al hotel nos tiramos a la cama a descansar un poco antes de hacer nuestra última visita en Amman.

Esta última visita fue para visitar la parte más moderna de Amman, concretamente el Abdali Boulevard, junto al centro comercial Abdali Mall.

Este centro comercial al aire libre es muy recomendable, hay varios restaurantes y tiendas de ropa, incluso se puede disfrutar de varios shows que hacen a diferentes horas en el mismo Bulevar. Es un buen lugar para dar un paseo y acabar el día viendo algo diferente de Amman.

Justo al lado del centro comercial hay un cartel de Love Jordan, no nos pudimos resistir a sacar una foto.

Para acabar la noche subimos al Jubran Restaurant, situado en la séptima planta de este centro comercial, tiene unas vistas de la parte más moderna de la ciudad impresionantes.

Tomamos un té helado y un batido de chocolate, nos costó 9 dinar (10,5€). El Jubran restaurant es uno de los locales más de moda y selectos de la ciudad, sus precios son elevados, pero para pasar un rato agradable hablando y con buenas vistas vale la pena hacer una visita.

Y así acabo nuestra última noche en Jordania, cogimos de nuevo el coche hasta el Jordan Tower Hotel y nos fuimos a dormir pensando en la fantástica aventura de estos días por Jordania. Un país maravilloso.


 

¿Viajas por libre a Jordania?
Aquí tienes ayuda para organizar tu viaje:

Si no te quieres perder ninguna publicación, también tenemos cuenta en INSTAGRAM y FACEBOOK ¡No dudes en seguirnos!

Y recuerda que solo hay una manera de viajar seguro, nosotros viajamos con IATI, no lo dudes y aprovéchate del 5% de descuento directo por ser nuestro lector.

Bannerlateral

 

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*