Petra, la ciudad perdida

Este día nos despertamos un poco más pronto de lo habitual, a las 5:45 de la mañana, queríamos aprovechar al máximo la visita a Petra.

Antes de salir dirección Petra, desayunamos un poco, el desayuno en el Rocky Mountain Hotel es muy parecido a los otros hoteles del viaje, todo muy bueno.

El día anterior reservamos en el mismo Rocky Mountain Hotel 2 Lunch Boxes para no tenernos que preocupar por la comida en nuestra visita a Petra, las cajas contienen un sandwich a elegir entre queso, atún o huevo, 1 zumo, 2 botellas de agua, 1bolsa de patatillas y 1 pastelito. El precio de las Lunch Boxes es 4 dinar (4,6€) cada una.

El hotel dispone de traslados gratuitos hasta Petra, dos para ir y dos para volver, nosotros nos decantamos por ir con nuestro coche de alquiler, hay un parking gratuito y si como nosotros vas a primera hora encontraras bastantes plazas de parking libres justo en la calle del Centro de Visitantes.

El horario del Centro de Visitantes en Petra es de 6:00 a 18:oo durante los meses de verano y de 6:00 a 16:00 en los meses de invierno, abre todos los días del año.



Como ya te contamos en posts anteriores, la forma más económica de visitar Jordania es con el Jordan Pass, hay tres tipos de pases que en lo único que varían es en el número de días de visita a Petra, el más económico cuesta 70 JD (84€), permite la entrada a Petra un día, el segundo de 75 JD (90€) permite la entrada de 2 días en Petra y el más caro, el de 80 JD (96€), permite la entrada a Petra durante 3 días.

La entrada a Petra sin el Jordan Pass tiene un precio de 50 JD (56,8€) si se visita únicamente un día, la entrada de dos días 55 JD (62,5€) y la de tres día 60 JD (68,1€).

Qué es Petra

La primera imagen que le viene a la cabeza a todo el mundo cuando se habla de Petra es el Tesoro, esto es debido a las muchas portadas de libros, revistas y imágenes que vemos a menudo en diferentes formatos, y aunque es uno de los lugares más impresionantes en los que hemos estado, te podemos asegurar que Petra no es únicamente el Tesoro.

El nombre de Petra significa piedra, y aunque no se trata de una ciudad construida con piedra, está excavada y esculpida en la piedra.

Petra fue la capital del antiguo reino Nabateo desde el 400 AC hasta el 100 DC, a partir del 100 DC el reino fue anexionado al Imperio Romano. Petra fue una ciudad prospera gracias a su situación en la ruta de las caravanas que llevaban el incienso, las especias y otros productos de lujo entre Egipto, Siria y el sur del Mediterráneo.

El cambio de las rutas comerciales y los terremotos sufridos, condujeron a los habitantes al abandono de la ciudad hasta que en 1812 fue descubierta para el mundo occidental por un explorador suizo. Desde el 7 de julio de 2007, Petra forma parte de las nuevas siete maravillas del mundo moderno y desde entonces está en la lista de lugares a visitar de muchos viajeros.

Nuestro itinerario

Tras aparcar el coche nos dirigimos a la entrada a Petra en el Centro de Visitantes, eran las 6:30 cuando entramos en el recinto y las 18:00 cuando salimos de él.

Aunque hay más de 800 localizaciones registradas en Petra, las más interesantes se localizan fácilmente y sin problemas, los lugares más importantes a visitar son los siguientes:

  • El Siq
  • Tesoro (Al-Khazneh)
  • Teatro Nabateo
  • Altar de los Sacrificios (Al-Madbah)
  • Monasterio (Ad Deir)
  • The Great Temple (Centro de Petra)
  • Tumbas Reales
  • Miradores

Desde el Centro de Visitantes hasta El Tesoro (Al-Khazneh) hay aproximadamente 2 km. Este trayecto se puede hacer en carro, ya que con la entrada al recinto está incluido un trayecto, aunque no es completamente gratuito, es obligatorio dejar propina, nosotros optamos por hacerlo caminando para no perder detalle de los varios puntos de interés que hay hasta llegar al Tesoro.

Como te contamos en el anterior post de nuestro cuarto día en Petra, acabamos el día disfrutando de Petra by Night y fue una excelente elección, si alucinamos por la noche, lo que sentimos durante estos primeros momentos caminando a través del Siq hasta llegar al Tesoro, fue una sensación brutal, no se puede explicar con palabras, hay que sentirlo, si has estado allí entenderás lo que te quiero decir y si no has estado seguro que pronto sentirás de lo que estamos hablando en tus propias carnes.

Desde la entrada principal hay un sendero de unos 800 metros de largo que va colina abajo hasta llegar al Siq, en estos 800 metros ya encontramos varios lugares interesantes, entre ellos la Tumba de los Obeliscos y el triclínio de Bab as-Siq.

El Siq

En cuanto se llega al Siq uno ya se empieza a emocinar y no es para menos, es un momento súper mágico.

Este desfiladero tiene una longitud de 1,2 km y serpentea entre paredes estrechas y verticales hasta llegar a la ciudad perdida de Petra.

Tesoro (Al-Khazneh)

Tras caminar 2 km  justo antes de llegar al Tesoro de Petra, las paredes se estrechan hasta casi tocarse en la parte superior y la luz se atenúa lo que crea una atmósfera perfecta para un primer vistazo del Tesoro.

Este impresionante monumento de 43 m de altura y 30 m de ancho, se talló en la piedra arenisca como sepulcro para un rey nabateo. El Tesoro debe su nombre a la historia que cuenta que un faraón egipcio escondió su tesoro en este lugar mientras perseguía a los israelitas.

Como en todos los monumentos que podemos ver en Petra, lo más bonito son sus fachadas, en el Tesoro esta prohibido entrar en su interior, aunque solo hay una sala cuadrada sin adornos con una cámara más pequeña al fondo.

Calle de las fachadas

A la derecha del Tesoro el camino se ensancha y da lugar a la calle de las fachadas, hay más de 40 tumbas y casas construidas por los nabateos.

Es aquí donde se ve la grandeza que tuvo Petra, mires por donde mires ves restos arqueológicos de lo que fue esta gran ciudad hace más de 2000 años.

Teatro Nabateo

Este teatro fue excavado en la roca por los nabateos y tenia una capacidad para 3000 personas. A la llegada de los romanos estos lo ampliaron hasta 8500 espectadores.

No pudimos entrar ya que estaba cerrado, pero nos hubiera encantado poder subir y sentarnos un rato en su interior.

Altar de los Sacrificios (Al-Madbah)

Para subir al altar de los sacrificios tuvimos que volver por nuestros pasos unos 150 metros hacia la calle de la fachadas. A partir de esta subida la cosa ya se empieza a poner un poco más complicada, aunque la puede hacer casi todo el mundo sin problemas, es un trekking de mediana dificultad, es muy importante llevar agua y calzado adecuado. Tardamos en llegar arriba unos 40 minutos.

El altar tiene una base tallada en la roca, frente al altar se encuentra una plataforma que los nabateos excavaron para canalizar la sangre de los animales ejecutados, los sacrificios de animales que se hacían aquí eran dedicados a los dioses nabateos.

Las vistas desde la cima a la ciudad son espectaculares.

Para bajar no lo hicimos por el mismo camino, bajamos en la dirección opuesta, es importante llevar alguna aplicación de GPS en el móvil que funcione offline, aunque si se siguen los montoncitos de piedras que hay marcando el camino, no hay perdida.

Monasterio (Ad Deir)

La subida al Monasterio nos pareció más dura que la del Atltar de los Sacrificios, para llegar a él, hay que subir otra tanda de escalones, concretamente 800. Desde el Altar tardamos en llegar al Monasterio una hora y media aproximadamente, esta vez nos lo tomamos con un poco de calma. Si vas directos desde el Teatro, sin subir al Altar de los Sacrificios, se tardan 40 minutos.

Aunque hay muchos turistas vagos que deciden subir con burros hasta el Monasterio, no lo recomendamos para nada, no por lo peligroso que es subir por ese camino empinado y resbaladizo donde los pobres animales tienen que hacer equilibrios para no precipitarse al vacío, si no por el abuso animal que sufren estos animales a los que continuamente los propietarios pegan con el látigo y que mantienen en deplorables condiciones, si no te apetece hacer la caminata simplemente no vayas.

Bien vale la pena el sufrimiento del ascenso hasta el espectacular Monasterio. Estéticamente es muy parecido al Tesoro pero mas grande, 50 m de ancho por 45 m de alto. No hay apenas turistas y los alrededores también son impresionantes.

Lo siguiente que hicimos después de sacar muchas fotos del Monasterio fue ir al puesto de bebidas que se encuentra justo en frente, ubicado dentro de una cueva, los dos refrescos que tomamos nos costaron 5 dinar (5,7€)

Desde allí uno se sienta a observar la majestuosa fachada del Monasterio durante un buen rato sin cansarse de contemplar tal maravilla.

Antes de bajar al centro de Petra fuimos a los miradores que hay en los alrededores del Monasterio, están señalados como The best view, The view of the end of the world… por lo que nos llamó la atención y fuimos a echar una ojeada, la verdad es que bien valen una visita estos miradores, en realidad son pequeños puestos donde venden, agua, refrescos y té, pero con unas vistas sensacionales.

La bajada es mucho más agradecida que la subida, te da tiempo a disfrutar del paisaje.

Centro de Petra

La Calle con columnas es la vía principal que lleva hasta el teatro y desde donde podemos ver las Tumbas Reales, que es hasta donde nos dirigíamos, es conocida por ser el centro de Petra.

También se encuentran las ruinas del templo de Qasr al-Bint, aunque actualmente queda poco por ver ya que está muy deteriorado, en su día fue el principal lugar de culto de la Ciudad nabatea.

Tumbas Reales

En esta ladera rocosa se excavaron las tumbas más impresionantes de Petra, debido al tiempo y los terremotos se han deteriorado mucho sus fachadas, aunque podemos ver signos de su grandeza.

Las tumbas, al estar unas tan juntas de las otras son conocidas colectivamente como las Tumbas Reales.

La más destacada es la tumba de la Urna, es la más grande de las Tumbas Reales y la más impresionante.

Junto a ella se encuentran la Tumba de la Seda, la Tumba Corintia, la Tumba del Palacio y la Tumba de Sexto Florentino.

Miradores del Tesoro

Existen dos miradores del Tesoro, el primero empieza cerca de las Tumbas Reales, a unos 100 m en dirección norte. La subida es muy dura, unos peldaños muy empinados tienen la culpa, pasados 25 minutos, una vez arriba, hay un puesto beduino con fantástica vistas del Teatro. Allí decidimos pararnos a comer los Sandwich que llevábamos, consumimos unos refrescos 5 dinar (5,7€).

Con la barriga llena recuperamos un poco de fuerzas y decidimos seguir el camino hasta el mirador del Tesoro, caminamos dirección sur por el sendero de tierra que baja hasta llegar a unas piedras grandes donde parece que no hay salida, pero si que la hay.

Se baja por una ladera a mano izquierda hasta llegar hasta el espectacular mirador situado a unos 200 metros por encima del Tesoro.En el mirador han montado otro puesto beduino donde venden refrescos y se puede tomar té disfrutando de las vistas.

Para volver lo hicimos por el mismo camino que vinimos, aunque hay alguna variante, nosotros estábamos tan cansados y sin apenas fuerzas que no quisimos cometer algún error y encima tener que caminar más.

Llegamos al Tesoro completamente derrotados, teníamos la intención de subir al segundo mirador, estuvimos a punto, pero nos acordamos que aún nos quedaban un par de Km hasta llegar al coche y las fuerzas ya flaqueaban por lo que parecía muy complicado.

El segundo mirador del que hablamos se encuentra a la izquierda del Tesoro, es una subida empinada de unos 20 minutos de duración por un sendero que en la actualidad está cerrado a los visitantes debido a lo peligroso que puede llegar a ser la acumulación de gente en un espacio tan pequeño, el mirador esta ubicado en una pared vertical y aunque parece difícil, es posible llegar a él. Hay varios beduinos que se dedican a hacer de guía y ofrecen sus servicios para llevar a gente hasta el mirador, los precios oscilan entre 10 y 5 dinar.


Las mejores horas para disfrutar del Tesoro sin apenas gente, es a primera hora, las 6:00 de la mañana, o a última hora, las 18:00. Nosotros dejamos el Tesoro para volver al coche a las 17:30 y no había apenas gente, la poca gente que estaba en la zona se localizaba en el Bar o haciendo fotos a lo lejos, así que si queréis sacar alguna foto chula sin apenas gente hay que ir en alguna de estos dos horarios.

Llegamos al coche completamente derrotados, sin apenas fuerzas pero con una sonrisa en la cara, Petra nos había enamorado, vaya lugar más especial, es uno de esos lugares en los que todo el mundo debería tener la oportunidad de ir una vez en la vida. Si la entrada costase mucho más, aun así valdría la pena la visita.

De camino al hotel nos paramos en el Reem Beladi restaurant, un restaurante de comida típica del país que frecuenta mucha gente local, por lo que nos dio buenas sensaciones y la verdad es que acertamos de pleno, lo hambrientos que estábamos seguro que ayudo a que nos pareciese exquisito, ¡disfrutamos mucho!

Si vas por la zona no dudes en pasar, el servicio es de lo mejorcito, la comida esta muy buena y la calidad precio mas que justa. La comida más la bebida nos costó 9,5 dinar (10,8€) nos pareció bastante barato paro lo bueno que estaba.

En cuanto llegamos al Rocky Mountain Hotel nos pegamos una ducha y nos tiramos en la cama a relajarnos, estuvimos en la terraza del hotel y por último fuimos al súper que hay cruzando la calle del hotel. Compramos champú, unas pinzas y un par de refrescos por 4 dinar (4,6€)

Lo normal sería hacer esta ruta por Petra en dos días, en este primer día la verdad es que nos emocionamos y vimos todo lo que teníamos pensado ver en dos. Nos cansamos bastante, pero si se esta un poco en forma se puede hacer tranquilamente llegando a primera hora de la mañana.

Aunque teníamos el Jordan Pass con dos días de visita a Petra, el segundo día decidimos descansar un poco, dormir hasta más tarde y luego ir con calma hasta el Wadi Rum, otro de los fantásticos lugares que puedes encontrar en Jordania.

Día 6: Petra – Wadi Rum


 

¿Viajas por libre a Jordania?
Aquí tienes ayuda para organizar tu viaje:

Si no te quieres perder ninguna publicación, también tenemos cuenta en INSTAGRAM y FACEBOOK ¡No dudes en seguirnos!

Y recuerda que solo hay una manera de viajar seguro, nosotros viajamos con IATI, no lo dudes y aprovéchate del 5% de descuento directo por ser nuestro lector.

Bannerlateral

 

 

2 comentarios en Petra, la ciudad perdida

  1. Hola pareja!!!
    Me encantan vuestras entradas, explicáis de forma clara, concisa, con info súper práctica y útil 🙂 este viaje sin duda es impresionante, Petra es una de las cosas que hay que ver en la vida. Mi chico sueña con ir a Jordania (que es más que Petra por lo que veo en vuestros posts) desde hace tiempo, a ver si publicáis presupuesto como soléis hacer para ver si nos cuadra con lo que podemos hacer este año. Nos apetece choque cultural y queremos hacer Marruecos en navidades y como viaje fuerte estaría guay Jordania o Turquía 🙂 un saludo!!!

  2. Hola! Gracias por la info no tenía ni idea que era tan grande y que costaba tanto!! Estoy en Eilat así que pronto estaré por allá!!! Pero antes trataré de acumular fuerzas y dinero 😂😂

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.